veterinarios en cordoba, parasitos en mascotas, fatima mas veterinaria

Son parásitos que entran en nuestras mascotas, en las que circulan por su sangre, a través de la picadura de otros parásitos externos (ectoparásitos) como: pulgas, garrapatas, moscas o mosquitos.

Son causantes de anemias, hemorragias, parálisis, edemas, cojeras, etc. Por ello, cuando detectes alguno de estos síntomas en tu mascota te sugerimos que acudas a tu veterinario habitual.

En FÁTIMA Más Veterinaria consideramos el CONTROL DE LOS ECTOPARÁSITOS y el PROGRAMA DE INMUNIZACIÓN como como los pilares fundamentales para realizar el control y la erradicación de estos parásitos HEMÁTICOS.

En FÁTIMA Mas Veterinaria tenemos planes específicos para:

LESIHMANIOSIS. Es conocida por muchos propietarios de mascotas como “la enfermedad del mosquito”, por hacer referencia al vector que la transmite a perros y humanos.

Sin embargo, en realidad el vector es un díptero y, por tanto, es más parecido a una mosca que a un mosquito.

Es una enfermedad parasitaria grave, muy compleja por la variedad de presentación, y además, ampliamente distribuida.

DIROFILARIOSIS, filariosis o “enfermedad del gusano del corazón”: es una enfermedad cardiopulmonar provocada por un parásito, transmitido por mosquitos, que afecta tanto a perros (hasta hace poco considerada la única especie animal afectada), como a gatos.

Este parásito con forma de gusano se aloja en el corazón, pudiendo provocar la muerte por infecciones masivas.

La posibilidad de contagio para los humanos es realmente baja, produciendo en estos casos, problemas respiratorios.

Otros parásitos hemátaicos: Normalmente transmitidos por garrapatas.

  • La babesiosis, es una enfermedad compleja, cuya gravedad varía desde la infección subclínica a la insuficiencia orgánica generalizada y la muerte. En los perros suele provocar anemias hemolíticas. Actualmente contamos con vacunas específicas que nos permiten incluirlas en la pauta vacunal ordinaria en áreas geográficas en las que hay gran cantidad de garrapatas como ocurre en Córdoba.
  • La erliquiosis, es en realidad una bacteria trasmitida por garrapatas. En los perros la enfermedad puede ser mortal. Los perros que sufren infección crónica pueden permanecer sin presentar síntomas o desarrollar enfermedad grave, o síntomas como fiebre, cojeras inespecíficas, hemorragias, petequias como consecuencia de la destrucción de plaquetas (trombocitopenia), lo que dificulta una correcta coagulación.
  • La hepatozoonosis asociada a procesos clínicos variables, su transmisión se realiza por la ingestión de garrapatas o parte de ellas.